Internacionales

La verdadera historia de cómo se hizo el Museo del Canal Interoceánico

No le regateo méritos a nadie, por lo que tampoco permito que se regateen mis méritos. Es justo y apegado a la verdad el relato que hago y que dejó como parte de mi legado ante el pueblo panameño y la bandera nacional

Es oportuno y justo hacer historia y contarles cómo surgió el propósito de construir el Museo del Canal Interoceánico de Panamá.

El doctor Juan David Morgan, prestigioso abogado y escritor, presidente por 23 años del Patronato del Museo del Canal Interoceánico, escribió:  “La existencia del Museo del Canal se debe a la tenacidad de Mayín Correa”.

Este mes de septiembre se cumplen 25 años de la inauguración, en 1997, de una obra insignia de la República de Panamá. Ese año, el entonces presidente Ernesto Pérez Balladares y mi persona develamos una placa conmemorativa que lleva nuestros nombres, él por desembolsar el dinero del Estado para construir la obra y el mío por ser la coordinadora de todo el esfuerzo que concluyó con la construcción del Museo del Canal.

Recientemente, estuve en un acto realizado en las instalaciones del Museo del Canal y pude percatarme que la placa conmemorativa había “desaparecido” y hasta el sol de hoy las autoridades no han dado con su paradero.

Es mi deber hacer algo de historia sobre los antecedentes de la creación del Museo del Canal y de su primer patronato, para que brille la verdad y quede claro para las generaciones futuras el papel que jugamos cada uno de los ciudadanos que participamos y lideramos la edificación.

El proponente de la idea inicial fue el restaurador y arquitecto doctor Eduardo Tejeira (q.e.p.d.) y del arquitecto Álvaro González Clare, quienes me expusieron la idea para que yo, desde la Alcaldía de Panamá, la hiciera realidad.

El único aporte del presidente Pérez Balladares fue autorizar el pago de los dineros del Estado y los manejaba la arquitecta Nitzia Villarreal y el Patronato del Canal. No aportó nada a la obra.

A pesar de nuestras profundas diferencias políticas, el presidente Pérez Balladares me propuso que se le entregara el museo terminado el 7 de septiembre de 1997; él, por su parte, ordenaría que las partidas de dinero necesarias fueran incluidas, como en efecto hizo, en la ley del presupuesto general del Estado. El presupuesto para la construcción fue manejado por la arquitecta Nitzia Villarreal, colaboradora de confianza del presidente y el Patronato, quien por esas fechas inauguró el Congreso Universal del Canal de Panamá.

En un salón de la Presidencia de la República, ese mismo día 7 de septiembre de 1997, organicé el Primer Patronato del Museo del Canal Interoceánico y nombré como presidente al destacado abogado Juan David Morgan; yo fungí como vicepresidenta; el licenciado Pedro Heilbron, como tesorero; el arquitecto Julio Jiménez, como subtesorero; el licenciado Fernando Berguido, como secretario; la licenciada Irene Perurena, como subsecretaria; la licenciada Julieta de Arango, como fiscal, y la señora Leonor Motta, como vocal.

Pérez Balladares dijo que no le importa “que su nombre se lo pongan en la lápida”.

La placa original con los nombres de Pérez Balladares y yo, ha desaparecido.

En su lugar, hay dos placas: una dentro y otra en el exterior del edificio, en la que solo se registró el nombre del presidente, quien solo autorizó los fondos económicos para la construcción, debido a que el municipio no tenía ese dinero.

Todo indica que con esta acción deleznable se busca “borrar la verdad histórica” y así desaparecer mi nombre y los nombres de quienes son los verdaderos creadores y constructores del Museo Interoceánico.

No le regateo méritos a nadie, por lo que tampoco permito que se regateen mis méritos. Es justo y apegado a la verdad el relato que hago y que dejó como parte de mi legado ante el pueblo panameño y la bandera nacional.

Es una canallada histórica. No se le quita el nombre a una persona que hizo todo y se lo ganó como reconocimiento. Eso no se hace.

Revelo estos hechos en el marco del aniversario 25 de la fundación del Museo del Canal, una organización sin fines de lucro con el objetivo de contribuir a la formación histórica y cultural de nacionales y extranjeros.

Un comunicado hecho público por el Museo del Canal destaca: “A lo largo de estos 25 años, el museo ha recibido a más de un millón 200 mil visitantes nacionales y extranjeros, ha realizado más de 150 exposiciones temporales, 30 mil piezas y documentos históricos han sido rescatados y ha sido afiliado a prestigiosas y reconocidas instituciones del ámbito cultural y científico como el Smithsonian Institute, All American Alliance of Museums, el Consejo Internacional de Museos y a la Red de Museos y Centros de Visitantes de Panamá”.

El museo pertenece a todos los panameños. En sus salones se preserva una parte vital del patrimonio nacional y, con este museo, les entrego mi legado de vida para las presentes y futuras generaciones.

La autora fue alcaldesa del distrito de Panamá y es diputada de la Asamblea Nacional.

MÁS INFORMACIÓN