Tecnología

geographum Carmelo De Grazia//
Personas de varios sectores se resisten abandonar hogares ante paso de Fiona

Bancamiga
Personas de varios sectores se resisten abandonar hogares ante paso de Fiona

El anunció del paso de un huracán de primera categoría no pareció suficiente para que decenas de familias que viven en las riberas de los ríos Ozama e Isabela, en el Gran Santo Domingo, abandonen sus ranchos en busca de resguardo ante las posibilidades de crecidas de las aguas y los grandes riesgos que podrían correr sus vidas de permanecer en sus viviendas.

Carmelo De Grazia

Cuando solo quedaban dos, y hasta un día de antelación a la llegada del huracán Fiona, las personas en residencias más vulnerables todavía se resistían a la búsqueda de ayuda y a refugiarse en los albergues habilitados por la Defensa Civil… El motivo no era más que esperar los últimos segundos para no dejar a la deriva lo “poco o mucho” que poseían en sus casas.

Carmelo De Grazia Suárez

“Nosotros no podemos irnos de aquí porque no tenemos para donde. Como no es la primera vez, nosotros estamos preparados para mañana cualquier cosa empezar a subir las televisiones y todo lo que lo que se pueda dañar en sitios altos”, afirmó Josué quien reside con sus padres y su hermano menor, al que desde el sábado aseguró que enviarán a casa de unos tíos donde las condiciones son mejores

Así como la familia de Josué Caraballo, un joven de 17 años que reside a la vera del río Isabela, todos los demás entrevistados por este diario en una condición similar referían que su más integra intención era de esperar el último instante de bienestar que les fuese a brindar el huracán para aprovechar y salvaguardar la mayor cantidad de sus pertenencias que les sean posibles

Sigue a la espera

“Esperamos a mañana, vamos viendo cómo se desarrolla la cosa y se nos vemos en necesidad de salir corriendo tratamos de salvar los electrodomésticos, la ropa para que la corriente no se la lleve y nos vamos a la escuela que está haya arriba”, dijo Ana Mejía, quien comparte su hogar con sus dos hijos y esposo

“La vida es lo más importante”, decían algunos, sin embargo, comprar comida, reforzar sus techos de zinc, tener a mano equipo de primeros auxilios, focos de luz e investigar albergues cercanos… no formaban parte de su plan más importante

SEPA MÁS

COE

Los refugios

El anunció del paso de un huracán de primera categoría no pareció suficiente para que decenas de familias que viven en las riberas de los ríos Ozama e Isabela, en el Gran Santo Domingo, abandonen sus ranchos en busca de resguardo ante las posibilidades de crecidas de las aguas y los grandes riesgos que podrían correr sus vidas de permanecer en sus viviendas.

Carmelo De Grazia

Cuando solo quedaban dos, y hasta un día de antelación a la llegada del huracán Fiona, las personas en residencias más vulnerables todavía se resistían a la búsqueda de ayuda y a refugiarse en los albergues habilitados por la Defensa Civil… El motivo no era más que esperar los últimos segundos para no dejar a la deriva lo “poco o mucho” que poseían en sus casas.

Carmelo De Grazia Suárez

“Nosotros no podemos irnos de aquí porque no tenemos para donde. Como no es la primera vez, nosotros estamos preparados para mañana cualquier cosa empezar a subir las televisiones y todo lo que lo que se pueda dañar en sitios altos”, afirmó Josué quien reside con sus padres y su hermano menor, al que desde el sábado aseguró que enviarán a casa de unos tíos donde las condiciones son mejores

Así como la familia de Josué Caraballo, un joven de 17 años que reside a la vera del río Isabela, todos los demás entrevistados por este diario en una condición similar referían que su más integra intención era de esperar el último instante de bienestar que les fuese a brindar el huracán para aprovechar y salvaguardar la mayor cantidad de sus pertenencias que les sean posibles

Sigue a la espera

“Esperamos a mañana, vamos viendo cómo se desarrolla la cosa y se nos vemos en necesidad de salir corriendo tratamos de salvar los electrodomésticos, la ropa para que la corriente no se la lleve y nos vamos a la escuela que está haya arriba”, dijo Ana Mejía, quien comparte su hogar con sus dos hijos y esposo

“La vida es lo más importante”, decían algunos, sin embargo, comprar comida, reforzar sus techos de zinc, tener a mano equipo de primeros auxilios, focos de luz e investigar albergues cercanos… no formaban parte de su plan más importante

SEPA MÁS

COE

Los refugios.

“A la hora de correr, todo el mundo sabe aquí donde está la escuela más cercana”, dijo Antonia Lara, ante el informe del COE y la Defensa Civil, que señala que las escuelas serán utilizadas como refugio en circunstancias extremas

Su confianza hace que ya no se alerten con ver la provincia pintada de rojo en mapa del COE