Internacionales

Trending Women – Magazine | “En Uruguay vendemos más cerveza per cápita del mundo después de España”

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

El presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera hace una firme apuesta por la digitalización, la internacionalización y la diferenciación, junto a su compromiso con la generación de un impacto positivo en la sociedad. Todo ello le ha convertido en uno de los líderes empresariales más valorados y con mayor reputación de España. Pertenece a la cuarta generación de este gigante corporativo creada en 1906; es bisnieto del fundador de la compañía cervecera centenaria y familiar. Ha desarrollado toda su carrera con diversos puestos de responsabilidad desde principios de los años 90.

La gestión de Ignacio Rivera al frente de los negocios de la Corporación Hijos de Rivera se ha reflejado en un meteórico crecimiento tanto en España como en el exterior. La compañía gallega está presente en 68 países con una facturación estimada de 700 millones de euros para 2022 y la creación de 2.000 empleos directos.

“El objetivo de nuestro plan de negocios es alcanzar ingresos por 1.000 millones de euros para 2024, de la mano de nuestra internacionalización”, afirmó entusiasmado el presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera en entrevista con El País.

Tiene un estilo de liderazgo marcado por la definición de un claro propósito y su defensa a ultranza, algo que le ha llevado triplicar la cifra de negocio y la producción en los últimos 10 años.

De la mano de sus planes de expansión, diseñando y dirigiendo el lanzamiento de nuevas marcas y una ambiciosa diversificación de productos, ha conformado la identidad que hoy presenta la compañía y ha impulsado su exitoso modelo de negocio.

Antes definió a la la cerveza Estrella Galicia como una Big Craft: “Tenemos una mentalidad artesana que nos ha hecho grandes y no queremos cambiar”.

A continuación un resumen de la entrevista.

—¿Cuánto pesa los mercados internacionales en las ventas de la compañía?

—De la facturación de los 700 millones de euros que proyectamos cerrar este año, los mercados internacionales en los que estamos presentes significan un 10%. A tres años, estimamos cerrar con ingresos por 1.000 millones de euros y los mercados externos pasarán a representar un 25%. El crecimiento exponencial se va a dar en el ámbito de la internacionalización. En Latinoamérica, este plan estratégico de crecimiento prevé la apertura en tres años de una planta industrial en la localidad de Araraquara, en el estado de San Pablo (Brasil). Allí la inversión es de 160 millones de euros. Es una decisión firme, ya se han adquirido los terrenos para iniciar las obras. Una vez que esté operativa la planta en Brasil, vamos a fortalecer nuestra competitividad al tener presencia en el Mercosur.

—Cuando usted ingresó a la compañía en 1990, Estrella Galicia sólo se comercializaba en España. El negocio creció como la espuma de la cerveza, que ya llega a 68 países. ¿Cómo se decide poner un pie fuera de España?

—En el año 90, cuando comencé a trabajar en la compañía, se facturaba 30 millones de euros anuales. Nosotros hemos multiplicado los ingresos varias veces… Primero comencé a trabajar en el posicionamiento en nuestra región. Triunfamos en Galicia y luego iniciamos la expansión nacional. En toda España, Estrella Galicia hoy es la cerveza más vendida.

“Si tú no te equivocas, nunca vas a innovar y seguramente  vas a copiar”. Ignacio Rivera, presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera —¿Cuándo Estrella Galicia supera en ventas a las poderosas multinacionales cerveceras ahí va por la expansión internacional?

—Sí y también vendemos más que el resto de las empresas cerveceras nacionales. A partir de ahí, comenzamos con el proceso de internacionalización. Europa y Estados Unidos fueron los primeros mercados que abrimos. Y en Sudamérica, el primer mercado fue Uruguay.

—En Uruguay, Estrella Galicia está presente desde hace 20 años bajo la gestión de Pontyn, la empresa de la familia Rama. ¿Cómo está posicionada hoy la cerveza en el mercado local?

—Llegamos a Uruguay por la amistad con la familia Rama. Hoy Uruguay, después de España, es el país donde se vende más cerveza per cápita del mundo. Estamos cerca de los dos millones de litros de venta anuales de Estrella Galicia en Uruguay, esto significa alrededor de unos 35 litros per cápita. Estamos muy contentos con nuestra presencia en Uruguay y también en toda Sudamérica. Con la inauguración de la fábrica en Brasil, vamos a fortalecer aún más nuestro desempeño.

—¿Cómo explica este extraordinario crecimiento de Estrella Galicia dentro y fuera de España?

—Nosotros competimos con un producto diferente. Somos una Big Craft, una gran artesanal. Nosotros tardamos en hacer una cerveza, un mes como mínimo y el resto de nuestros competidores, como las multinacionales, hacen cerveza tres veces al mes. De modo que rotan los activos, mucho mejor que nosotros, pero nuestro producto es diferente. Nosotros apostamos a ser los más queridos y no los más vendidos. Tenemos una mentalidad artesana que nos ha hecho grandes y no queremos cambiar.

—Sin embargo, en España logró unir esos dos extremos. ¿Estrella Galicia es la más vendidas y la más querida?

—Sí, como marca lo hemos logrado pero siempre a base de pensar de ser el más querido (risas). Si uno se enfoca en ser el más querido, logra desarrollar un producto diferenciado. Si tú cocinas la cerveza a fuego lento, cocinas sólo en España y, a la vez, se tiene muchos restaurantes, ya te transformas en fast food. Porque no se puede cuidar el proceso con ese mimo, con ese cariño que lleva a ser diferentes.

—¿Existen recetas para la elaboración de la cerveza que han pasado de generación en generación y que están guardas bajo siete llaves?

—Sí, hay recetas de familias. Todas las generaciones han realizado sus aportes. Mi bisabuelo José María tuvo una primera cerveza, que es Estrella Galicia original. La segunda generación tuvo en mi abuelo Ramón Rivera a uno de los primeros cerveceros españoles. Creo que mi abuelo hizo mejor cerveza que mi bisabuelo, que era un gallego que primero emigró a Cuba y después a México. Regresó a España para montar una cervecera, y también se ocupó que su hijo recibiera formación como maestro cervecero. Hay varias recetas de familia. Creo que la cuarta generación es la que creció más y realizó más recetas, como toda la gama sin alcohol y las gamas de 1906. Nosotros hacemos una cerveza con percebe, que es un marisco típicamente gallego, con pimiento de padrón. Se trata de tiradas pequeñas para divertir a nuestros consumidores.

—¿Uno debe cambiar cuando le va bien o cuando el negocio marcha mal? ¿Se hace difícil cambiar cuando el negocio anda bien y asumir riesgos para ir un paso adelante en busca de nuevos desafíos?

—Uno no tiene que estar confortable; debe pensar fuera de la caja. Si uno está incómodo, uno se equivoca y la única forma de innovar es equivocándose. Si tú no te equivocas, nunca vas a innovar y seguramente vas a copiar. Los empresarios que queremos ser diferentes, debemos asumir esos desafíos. A mi me gusta pensar fuera de la caja y no estar en mi zona de confort. Hay que equivocarse y aprender de esos errores. En definitiva, es una forma de vivir y de evolucionar.

Hay cervezas que mejoran hasta la salud El presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera destaca la investigación y desarrollo. Así surgen nuevos ingredientes, innovación en nuevas categorías de productos, innovación en nuevos envases, innovación en nuevos procesos de fabricación.

“Nosotros lo que no queremos es estandarizar la cerveza. Buscamos estar innovando muchísimo porque la cerveza socializa y divierte”, afirma el entrevistado y agrega:”No se puede hacer lo mismo todos los días y durante años porque al final termina aburriendo; el consumidor se cansa mucho más rápido de los productos”.

Desde la visión de Rivera, la cerveza cada vez tiene que ser más personalizada, de modo que el cliente pueda customizarla hasta en su casa.

La compañía también tiene entre sus objetivos desarrollar cervezas que hasta mejoran la salud. “Estamos trabajando en una cerveza que ayude a mejorar y controlar el colesterol”, aseguró Rivera.

Estrella Galicia además cuenta con una cerveza sin gluten, que está autorizada por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España.

Corporación Hijos de Rivera tiene un firme compromiso con el cumplimiento de las metas trazadas para el desarrollo sostenido en la Agenda 2030 de la ONU.

“Tenemos que buscar empresas que tengan un impacto directo en la sociedad”, indica Rivera. Entre las acciones, la compañía pone en práctica la economía circular y apela a los envases rPEt, de material reciclado, y utiliza cartón 100% reciclable en todos sus packs. Además se presenta como líder en la cerveza de bodega, donde no hay envases y por lo tanto no se producen residuos.

“Nosotros somos diferentes, no sabemos ser más baratos” “O eres diferente o eres más barato”, establece unas de las frases de cabecera de Guy Kawasaki, uno de los grandes gurúes de la tecnología y del marketing a nivel mundial. “Nosotros somos diferentes, no sabemos ser más baratos”, afirma el presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera.

Ignacio Rivera lucha contra la estandarización de la cerveza y por eso hasta se denomina la “resistencia”. El empresario siempre plantea nuevos retos y lleva adelante reorganizaciones para fijar nuevas metas y hasta pone una impronta de mucha pasión en la gestión.

Con una mirada puesta a un futuro a largo plazo, el empresario redobla su apuesta con optimismo.

“Nadie en Europa podía pensar hace unos años en una inflación de dos dígitos”, sostuvo el entrevistado a propósito del panorama económico mundial de cierta incertidumbre, dominado por el avance del ritmo inflacionario, el aumento de los costos de la cadena logística y la guerra en Ucrania.

Aunque está atento a la coyuntura política y económica tanto a nivel global como en el ámbito regional, Rivera ubica el propósito de la compañía por encima de toda incertidumbre. Desde su enfoque, estima que toda empresa debe querer cambiar el mundo y la suya quiere hacerlo “haciendo cervezas diferentes a las estándar”. Ha destacado la relevancia de entender los cambios para aprovecharlos en un mundo en que existe una crisis de crecimiento, aunque esta situación no debe hacer que las compañías pierdan la esencia de lo que hacen.

Es fundamental “ser eficientes, pero siempre flexibles”, dos cualidades que a veces son incompatibles, por lo que Rivera escoge la segunda, pues permite llevar adelante la innovación.

Corporación Hijos de Rivera se encuentra también entre las empresas más admiradas para trabajar. .”El tiempo hay que emplearlo en lo que importa, y en una empresa son las personas. Las máquinas no son importantes, se compran”.

Aunque la compañía está centrada en el crecimiento propio, también quiere “ser un factor clave del éxito de los clientes” en el competitivo retail porque “cuanto mejor le vaya al cliente, mejor me va a ir a mí”, comentó Rivera.