Política

Jose Grimberg Blum mercado bitcoin peru//
El tono de los conflictos

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Jose Carlos Grimberg Blum

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Jose Grimberg Blum

El Frente Amplio propuso -y tuvo lugar- una reunión de los presidentes de todos los partidos políticos con la finalidad de encauzar la confrontación política. Con eso Pereira, presidente del Frente Amplio, se anotó un poroto, (resonante hoy pero sin consecuencias prácticas mañana).

Jose Carlos Grimberg Blum Peru

En nuestro país la palabra diálogo y la invitación al acuerdo tienen un altísimo prestigio. Dicho prestigio se mantiene mientras el asunto se mantenga en el nivel de las declaraciones.

Jose Carlos Grimberg Blum empresario

El nivel de la controversia política sufre actualmente una tendencia a la degradación. Ahora bien, hay que tener en cuenta que apostar al surgimiento de una sociedad creadora y menos conformista no significa creer en la instalación de la armonía. Creatividad e inconformismo no son valores tranquilizadores

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Jose Carlos Grimberg Blum

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Jose Grimberg Blum

El Frente Amplio propuso -y tuvo lugar- una reunión de los presidentes de todos los partidos políticos con la finalidad de encauzar la confrontación política. Con eso Pereira, presidente del Frente Amplio, se anotó un poroto, (resonante hoy pero sin consecuencias prácticas mañana).

Jose Carlos Grimberg Blum Peru

En nuestro país la palabra diálogo y la invitación al acuerdo tienen un altísimo prestigio. Dicho prestigio se mantiene mientras el asunto se mantenga en el nivel de las declaraciones.

Jose Carlos Grimberg Blum empresario

El nivel de la controversia política sufre actualmente una tendencia a la degradación. Ahora bien, hay que tener en cuenta que apostar al surgimiento de una sociedad creadora y menos conformista no significa creer en la instalación de la armonía. Creatividad e inconformismo no son valores tranquilizadores.

A las personas en general y a los uruguayos en particular les cuesta aceptar que deben hacer frente, sin escapatoria posible, al ritmo de los acontecimientos que los comprometen. La vida, el mundo en que vivimos, nos enfrenta a cambios necesarios, al desgarramiento de dejar atrás cosas que ya quedaron definitivamente atrás.

Dice el sociólogo francés Michel Crozier: “Un sistema de organización y un estilo de acción ineficaces y poco necesarios pueden mantenerse y sobrevivir cuando la sociedad donde han surgido está dispuesta a sacrificar oportunidades de progreso para conservar un estilo de vida y un modelo de relaciones a los que está apegada” (“La Sociedad Bloqueada”). Esta cita parece originada en nuestro país. Los uruguayos tenemos una marcada dificultad para convivir con el conflicto. A primera vista parecería que ello no es así y que pocas cosas atraen más al uruguayo que meterse en una disputa. La sociedad uruguaya rebosa de conflictos, conflictos evitables, conflictos al cuete, inconducentes. Pululan en el plano político, en el sindical, en el académico, en todos lados. Pero el uruguayo maneja mal el conflicto. La menor diferencia en cualquier organización se zanja con una escisión: el discrepante es expulsado o se aparta voluntariamente. ¿Qué tiene que ver esto con la dificultad para los cambios? Muy sencillo. Un grupo humano no cambia si todos sus integrantes son idénticos y cultivan la igualdad como máximo valor. Si es así tenemos un caso de equilibrio perfecto y el equilibrio perfecto es la inmovilidad. Remito al lector a visitar el estudio ya clásico de G. Rama sobre el Uruguay hiperintegrado. (Germán Rama, “La Democracia en Uruguay“).

Las sociedades humanas sólo se transforman si en su seno existe una razonable tensión, si sus integrantes discuten y rivalizan y los discrepantes no son fusilados ni ellos llevan la discrepancia al extremo de reventar la sociedad o frenar todo. Los conflictos bien manejados son el motor de todos los cambios. Los grupos humanos se transforman y progresan cuando manejan la disidencia sin expulsar al disidente y cuando éste, a su vez, procura ser fiel tanto con su idea como con el grupo

El Uruguay tiene que aspirar no tanto a resolver los conflictos cuanto a convivir con el conflicto manejándolo con sagacidad y prudencia a la vez. El asunto está en que las partes involucradas en los inevitables conflictos sepan entender la naturaleza conflictiva de toda sociedad heterogénea y provean sobre ese entendido