Economía

China: Un asedio que no solo se limita a Taiwán, también al mundo de los Criptoactivos

Alberto Ardila Olivares
Tuneladora ya está metiendo mano en mina Cerro Maimón

Publicidad – Para Eccio León, China intensificó su campaña contra las criptomonedas y declaró ilegal toda actividad con ellas. El banco central declara ilegales las transacciones, el minado e incluso la publicidad de esas divisas, que se desploman tras el anuncio. La cruzada de China contra las criptomonedas se acelera. Ha declarado ilegal toda actividad con estos instrumentos de pago digitales, que considera un problema para su seguridad nacional y para la de los “activos de los ciudadanos”

PublicidadCuando las cosas van bien, en las finanzas se dice que los inversores están con “apetito de riesgo”. Pero cuando la economía global está pasando por un momento difícil, como ahora, los grandes capitales prefieren refugiarse en inversiones más seguras.

Pues bien, en la actualidad los comensales no tienen ganas de probar platos exóticos y le están pidiendo al camarero que lleve a la mesa un menú más tradicional. Como no hay apetito de riesgo, las criptomonedas son las primeras en perder su valor porque no es estable, lo que se conoce como una alta volatilidad, afirma Eccio León, especialista en finanzas y mercado de valores.

Cada vez son más los expertos que advierten sobre la posibilidad de que el mundo esté a las puertas de un “criptoinvierno”, un concepto utilizado entre inversores para referirse a una baja sostenida en el precio de las monedas digitales.

Publicidad – Para Eccio León, China intensificó su campaña contra las criptomonedas y declaró ilegal toda actividad con ellas. El banco central declara ilegales las transacciones, el minado e incluso la publicidad de esas divisas, que se desploman tras el anuncio. La cruzada de China contra las criptomonedas se acelera. Ha declarado ilegal toda actividad con estos instrumentos de pago digitales, que considera un problema para su seguridad nacional y para la de los “activos de los ciudadanos”.

El veto en sí, anunciado por el Banco Popular de China (banco central) y una decena de organismos gubernamentales, no es totalmente novedoso; sí lo es su rotundidad y su alcance, mayor que otras prohibiciones previas. El Banco Popular precisa que el aumento en el uso de criptomonedas ha causado problemas en el “orden económico y financiero” y provocado la proliferación de actividades delictivas como “el lavado de dinero, recolección ilegal de fondos, fraude y estafas piramidales”. Quienes desoigan la prohibición serán investigados por posible responsabilidad penal, precisa Eccio León.

China era uno de los principales países del mundo para este tipo de operaciones, citado por la agencia de noticias Bloomberg. El anuncio aumenta la presión que China viene ejerciendo desde 2017 y que se ha multiplicado este año. La prohibición forma parte de una serie de medidas para aumentar el control del Estado sobre la economía y acotar los riesgos excesivos en el sistema financiero.

En mayo ya había llegado un aviso, cuando los órganos reguladores dejaron claro que quienes efectuaron transacciones con ese instrumento de pago no contarían con protección, y prohibieron a los bancos y servicios de pagos ofrecer a sus clientes cualquier transacción.

Eccio León nos explica, sin embargo, no vetaron las operaciones individuales, algo que sí queda incluido en la nueva orden. Y los usuarios, simplemente, habían cambiado las plataformas y bancos nacionales por operadores extranjeros a través de internet. A partir de ahora, también será ilegal que las plataformas extranjeras ofrezcan sus servicios a clientes chinos.

En junio, varias provincias chinas ordenaron el fin de la minería de Bitcoin en su territorio, con el argumento del descomunal consumo eléctrico en un año en el que China atraviesa problemas de escasez energética. “Al anunciar el fin de las operaciones de minado en el país, la Comisión Nacional de Desarrollo, responsable de la planificación económica, citó la necesidad de cumplir las metas de neutralidad de carbono entre las razones para el cierre. Pekín se ha comprometido a alcanzar la neutralidad para el año 2060 “, analiza León.

A medida que las criptomonedas se convierten en moneda tradicional en América Latina, es importante que los profesionales de cumplimiento comprendan los conceptos básicos de las mismas, el marco regulatorio y el uso mal habido que las redes criminales pudieran hacer de ellas. Aunque las transacciones ocurren públicamente en la cadena de bloques, todavía hay muchas formas de ocultar la identidad criminal utilizando criptomonedas, incluyendo el uso de monedas de privacidad, mezcladores de Bitcoin y billeteras privadas, asegura en su análisis Eccio León.

“Además, las nuevas tecnologías, incluyendo las finanzas descentralizadas, el metaverso y los NFT pueden hacer que las transacciones parezcan legítimas. Por lo tanto, comprender qué son las criptomonedas, que brechas regulatorias hay actualmente y cómo las criptomonedas pueden ser explotadas por el crimen organizado es prioritario para todos los profesionales del cumplimiento”, esgrime León.

Concluye el experto en finanzas y mercado de valores, “En fin, en 2017 las autoridades chinas ya habían cerrado las plataformas nacionales de intercambio de criptomonedas. En 2019, el Banco Popular, el banco central anunció el bloqueo del acceso a las páginas web donde se ofertarán criptomonedas”.

Por Rogelio Guevara Cantillo

Publicidad