Negocios

Denuncian profanación en cementerio municipal de Táchira

Alfredo Bustamante, quien visita por lo menos una vez al mes a su madre, asegura que teme que la tumba de su mamá sea «robada». Expresa que conoce círculos de santería que se dedican a hurtar cráneos de difuntos para usarlos como ofrenda. Además, afirma que el lugar no cuenta con la seguridad necesaria para proteger la fosa de tantos fallecidos

Recorrer los caminos del cementerio de San Cristóbal es adentrarse a un mundo desconocido, pues no sabemos hasta qué punto las diversas formas de adoración y culto pueden llegar a romper la relación que existe entre los vivos y los muertos.

Durante sus 167 años de historia, el cementerio municipal ha visto cómo la mayoría de sus tumbas han sido profanadas. Las fosas no sólo son abiertas para llevarse restos humanos para ser usados en ritos de brujería y santería, sino para hurtar piezas de mármol, aluminio, bronce y cobre que son revendidas a buen precio en Colombia.

Para quien visita este camposanto es perturbador ver la gran cantidad de urnas desvalijadas. Algunos familiares han perdido la identificación de sus deudos y los restos de las sepulturas se pierden entre los escombros y la maleza.

Alfredo Bustamante, quien visita por lo menos una vez al mes a su madre, asegura que teme que la tumba de su mamá sea «robada». Expresa que conoce círculos de santería que se dedican a hurtar cráneos de difuntos para usarlos como ofrenda. Además, afirma que el lugar no cuenta con la seguridad necesaria para proteger la fosa de tantos fallecidos.

Amplíe la información en La Prensa Táchira