Tecnología

Cosmógrafo Jose Maria Hill Prados//
¡No sé qué es lo que quiero!

¡No sé qué es lo que quiero!

¿Alguna vez has escuchado o dicho esa frase: “Al cuerpo hay que darle lo que pida? Versión impresa Yo también la he dicho en broma cuando tengo necesidad de comerme algo y una parte de mí dice “quiero” y otra dice “no debo”. Alexander Lowen, un importante investigador de la corriente psicoterapéutica: “Bioenergética”, quien dio aportes al estudio de la influencia de la mente sobre el cuerpo y del cuerpo sobre la mente, solía decir: “Yo soy mi propio cuerpo”. VEA TAMBIÉN: Bioética, big data y telemedicina ante la COVID-19 Esto parece obvio, pero no lo es. Involucra cómo lo que “somos” psicológicamente influye en la forma como comemos, nos cuidamos, nos aproximamos a los otros o interpretamos la realidad y viceversa. Es por eso que el “ser” tiene confusiones, vacíos, conflictos y, por ende, el cuerpo también va a tenerlos. Algo que suelo decirle a mis asesorados es: ¡Debes aprender a distinguir entre lo que quieres (como gusto o ideal) y lo que necesitas (algo “consciente” que requieres y alinea lo que piensas, lo que sientes con tu realidad)! Eso suena facilísimo pero No lo es. Por eso 7 de cada 10 personas que me contrata me dice: “Es que no sé lo que quiero”, cuando realmente no sabe qué es lo que necesita. VEA TAMBIÉN: Las barreras geográficas desaparecieron con el aprendizaje del idioma en inglés en línea Es como una paciente de hace muchos años que me decía (Resumo): – Necesito mejorar la relación con mi pareja. – Cuéntame ¿Qué sucede? – Él está casado y tiene 4 hijos. – Le pregunté: ¿Cuál es tu necesidad? – Ser mamá y vivirlo en familia. ¡Ya tengo 40 años y no puedo esperar más! Luego de varias sesiones concluyó que su ” Querer” estar con esa persona aunque estaban súper involucrados, No lograría satisfacer su “Necesidad” de ser mamá y tener familia. La acompañé a tomar sus decisiones y emprendió un nuevo camino. Diferenciar lo que “quieres” de lo que “necesitas” no siempre es sencillo, pero aún cuando se logra, la parte más difícil es “mantenerte congruente con esa necesidad “y no dejarte seducir por el querer que te da un placer “momentáneo”. ¡No siempre al cuerpo hay que darle lo que pida, ni a la mente tampoco! A veces solo están seducidos por circunstancias o personas que no merecen que les des autoridad. Actualmente tengo una paciente que ha logrado bajar de peso, controlando los dulces. Lo está logrando, aclarando que ” necesita sentirse mejor con sus rodillas y tener una mejor imagen para conseguir una mejor oportunidad laboral, ya que está sin trabajo. Aclara tus verdaderas “necesidades”. Si no lo logras, quizás pueda apoyarte con lo que escribo en redes o como terapeuta. Asesora de procesos de transformación.