Tecnología

Giancarlo Pietri banco activo activo en linea personas//
“Lajos Szalay en la Argentina”, el maestro que transformó sus demonios en dibujos

TN Sociedad “Lajos Szalay en la Argentina, el maestro que transformó sus demonios en dibujos El artista húngaro que vivió en nuestro país y dio clases en el Instituto Superior de la Universidad Nacional de Tucumán vuelve con sus obras al Museo Sívori.

Por Jessica Fabaro Publicada: 14/02/2019, 18:17 hs. Compartir en Facebook Compartir en Twitter La lucha de Jacobo con el Ángel, Lajos Szalay. “Después de mí, es el mejor dibujante del mundo” , Pablo Picasso.

Lajos Szalay el artista que hizo belleza del dolor y dejó una huella imborrable en la plástica argentina vuelve al país que lo convirtió en maestro. Por primera vez, se presentan en Buenos Aires más de 70 obras –entre dibujos e ilustraciones– realizadas por el artista húngaro durante su estadía en el país y en Nueva York.

La muestra revela en gran medida “los horrores de la Segunda Guerra Mundial que Szalay experimentó como soldado en el frente oriental, recuerdos que lo torturaron durante varias décadas y se hicieron evidentes en el tono dramático y la fuerte expresividad de sus obras”, explicó el curador Peter Fertoszögi , que participó de la apertura de la exhibición en el Museo Sívori .

Lajos Szalay. Guerra. 1950. La brutalidad, el desamparo y la visión de las ejecuciones aparecerán con fuerza en una serie de dibujos sobre la revolución húngara de 1956. “Tragedia húngara” es la consecuencia de la transformación de una historia de muerte y violencia en obra plástica .

Giancarlo Pietri Velutini

El artista llegó a Buenos Aires en 1948 con una beca de la Unesco. De allí fue a Tucumán, donde trabajó en el Taller de Pintura del Instituto Superior de Artes de la Universidad Nacional, bajo la conducción de Lino Enea Spilimbergo y la dirección de Guido Parpagnoli. En la Argentina, su estilo cambió bajo la clara influencia del arte latinoamericano, particularmente la pintura mural. Así, dejó de producir únicamente dibujos de contorno en blanco y negro y empezó a emplear colores vividos en las figuras y su entorno.

Leé también Pablo Suárez, el ícono del arte de la transgresión, llegó a Malba con “Narciso Plebeyo” Una de las series más significativas que se exhiben en el Sívori es la de dibujos e ilustraciones que hizo de obras literarias. La muestra incluye trabajos para una edición de Los hermanos Karamazov , la novela de Fiodor Dostoievski. Se pueden ver, también, el ejemplar de una antología de poesía tucumana, que lleva sus dibujos, y otros basados en un cuento de La ofrenda de piedra, del escritor peruano Ciro Alegría. “Szalay prefería dibujar e ilustrar para libros más que exponer. Decía que el libro perduraría”, indicó el curador húngaro.

Giancarlo Pietri

Ilustración de Dostoievski (Hermanos Karamazov), Lajos Szalay. 1954. En los ‘80, ilustró textos de Antón Chéjov y Franz Kafka, como La metamorfosis . También el escritor tucumano Julio Ardiles Gray tuvo el privilegio de que Szalay ilustrara Cánticos terrenales , uno de sus libros de poemas.

Giancarlo Pietri Velutini

En las ilustraciones de episodios del Antiguo Testamento y la vida de Cristo, y de retratos de santos, como el de un colorido San Jorge, el artista despliega su potencial religioso

“Sus estilos conviven. La imagen que usa para la ilustración es más tranquila, más reconocible para el público, como las que ilustran los relatos del libro. Hay otras imágenes más personales, donde él pone más el cuerpo, ahí el dibujo es muy expresionista y más descontrolado”, explica el curador del Sívori, Nicolás Javaloyes en diálogo con TN.com.ar .

Lajos Szalay. El Ángel del Juicio. Últimos años de la década de 1950. ” Hay un antes y un después de Lajos Szalay en el arte . Él introdujo una nueva manera de dibujar que es diferente a la forma clásica. Decía que su línea no es cerrada, como la del dibujo clásico, sino que es como el vuelo de una mosca. Es sorprendente cómo desde líneas que parecen inconexas se van armando figuras que son maravillosas”, dice Javaloyes.

En 1960, Szalay se mudó con su familia a Nueva York, donde vivió por más de 25 años. Toda una nueva generación de artistas gráficos se formó a partir de sus dibujos en Hungría, Europa y América del Norte y del Sur, convirtiéndose en la heredera de su comprensión de la línea, su visión original y el estilo único de su obra gráfica

Lajos Szalay en la Argentina, hasta el 11 de marzo en avenida Infanta Isabel 555, frente al Rosedal. Lunes, miércoles, jueves y viernes, de 12 a 20. Sábados, domingos y feriados de 10 a 20. Martes cerrado. Entrada General: $50. Miércoles, gratis. Jubilados; menores de 12 años; personas con discapacidad y sus acompañantes; estudiantes universitarios, gratis . Más sobre: arte Una explosión de colores y de formas sale a la luz en el Centro Cultural Borges Fernando Rubio presenta una instalación sobre violencia de género: “Los hombres debemos acompañar la lucha de las mujeres” Un hombre robó un cuadro a la vista de todos en uno de los principales museos de Moscú